Mini vacaciones en familia en el Sofitel La Reserva Cardales


Las vacaciones me inspiran: amo y ncesito cada tanto cambiar de aire, cargar pilas y cortar la rutina para activar la creatividad. Si por mi fuese, viajaría mucho más seguido, pero la realidad es que mi marido y yo trabajamos de lunes a lunes y conseguir tomarnos unos pocos días de descanso se complica asique nuestras energías van disminuyendo cuando las vacaciones no están en los planes.

 

Así fue como con la llegada de los chicos decidimos al menos intentar hacer un par de “escapadas” en el año. Es decir, hacer pequeños “cortes” de dos o tres días, cada tanto que funcionan de maravilla como un botón de “reset”: parar, descansar y renovar las energías.

 

Desde entonces probamos distintos destinos y cada vez que volvemos decimos “deberíamos hacer ésto más seguido” asique sí: las mini vacaciones son realmente efectivas porque a pesar de ser breves, realmente se siente como si hubiésemos descansado sido varios días.

 

Una escapada solos no es lo mismo que hacerla en familia. Con los chicos, son varias cosas las que tenemos en cuenta: por ejemplo, cuando disponemos de sólo dos días, preferimos lugares que queden cerca, así evitamos las horas manejando cansados en la ruta. También las largas distancias traen aparejados otros gastos como por ejemplo la nafta. Cuando nos prestan una casa que no está habitada durante el año, solemos tener que ir directo al supermercado, limpiar todo, y poner la casa en funcionamiento para terminar levantando todo al día siguiente y termina complicando lo que se suponía debía ser un buen descanso.

 

Por eso en julio nuestra “escapada” de dos días y una noche con los chicos fue muy cerca, y priorizamos un lugar donde no tuviésemos que preocuparnos por nada más que en pasarla bien y fuimos al Sofitel La Reserva Cardales, que queda a 40 minutos de Capital Federal fue realmente una gran experiencia que no puedo dejar de recomendar si está entre tus posibilidades y te lo voy a contar todo en detalle.

 

Derribando “mitos”

Ante todo primero quisiera derribar algunos mitos: una “escapada en familia” no necesariamente implica una mudanza. Chequeado, nosotros somos cuatro: mi marido, mis hijos de 3 y 1 año y yo pero nuestro equipaje consistió en una sola valijita “carry on” (un poco por destreza de mi marido que es casi “Máster en Tetris”), el cochecito pequeño y dos mochilas. Eso sólo ya fue un placer.

Otro mito es que que para descansar, “te tenés que ir lejos”: pero por ejemplo Sofitel La Reserva Cardales queda sólo a 40 minutos aproximadamente en auto desde Capital Federal. Creo que lograr “desconectarte” de la ciudad no lo logra la distancia, sino el entorno. Bajar del auto, caminar en el pasto, escuchar a los pájaros cantar en el atardecer y mirar la calma del lago y el horizonte lleno de vegetación, son más que suficientes para olvidarte de todo. Aunque si necesitás conectarte, el wifi del hotel anda muy bien y es de acceso libre.

Por último un temor común es que los hoteles son para extranjeros o para parejas sin chicos. En mis dos experiencias encontré muchos huéspedes locales, y estimo que casi la mitad de los huéspedes estaban acompañados por su familia (desde bebés, muchos chicos de las mismas edades que los míos y algunos adolescentes). Lo cierto es que algunos hoteles están más preparados que otros para recibir niños. El Sofitel La Reserva es completamente apto niños: desde el trato del personal (creo que absolutamente todos le dedicaron un saludo y algún comentario positivo a los chicos), hasta las instalaciones que son seguras y la cantidad y variedad de actividades para grandes y chicos, son un atractivo perfecto para que las familias disfruten.

 

Algunos consejos al llegar al hotel

Cuando viajas por uno o dos días, los chicos pequeños no van a tener mucho tiempo para aclimatarse al cambio. Para que todo fluya, lo mejor es llevar su mantita, trapito o muñeco de apego, almohada o cualquier objeto que les resulte familiar y les de tranquilidad. Fue lo primero que colocamos sobre la cama de los chicos cuando entramos a la habitación y enseguida lo hicieron propio.

Al llegar, elegimos pasar primero por la habitación para “apropiarse del espacio”. Dejar las valijas, cambiarse de ropa si es necesario y tomarse un momento para explorar y dejarse asombrar junto con los chicos. Caminar por la habitación, tocar las sábanas, abrir los roperos, encontrar y explorar el minibar, mirar el baño y si tenés terraza o balcón, correr el ventanal y salir para admirar la vista. Eso los tranquiliza y ya tienen “un ancla”, un lugar propio en un territorio nuevo.

Otra buena idea es mirar el cronograma de actividades (que son muchas) para organizar los tiempos y disfrutar la mayor cantidad de actividades sin olvidar los momentos de ocio absoluto para una buena siesta (¡no hay como las camas de un buen hotel!).

Por último tomar el plano del lugar y ubicarse: mostrarle a los chicos dónde está la habitación, dónde queda el kids club, las piletas, el restaurant y luego salir para hacer el recorrido a pie es nuestra mejor manera de iniciar las mini vacaciones.

Con qué te vas a encontrar

Los cuartos son amplios y muy confortables. Nosotros nos alojamos una sola noche pero fue no sólo práctico porque todo estaba a mano sino que también fue muy efectivo: un sólo fin de semana logró desconectarnos y nos dió esa ansiada pausa que tanto estábamos necesitando. La experiencia fue buenísima desde las instalaciones hasta la misma habitación que era muy amplia y al igual que todo el hotel, decorada con muy buen gusto.

 

Nos alojamos en una habitación “Luxury” con una cama doble enorme y en el cuarto le sumaron una cama extra para mi hijo de 3 años y la cuna para la beba. A pasear de las la cama y la cuna, la disminución del espacio ni se sintió y pudimos dormir todos cómodos en una única habitación. Además el cuarto cuenta con un sofa y un escritorio (aún así era espaciosa) y con un balcón terraza con dos reposeras y vista a los jardines, el lago artificial y la reserva. El baño también es de grandes dimensiones, con una bañera enorme con hidromasaje y ducha en un espacio separado, impecable.

Inevitablemente mi ojo está siempre puesto en el kids club y en el Sofitel La Reserva el espacio dedicado a los chicos es genial, tanto por la limpieza, por los juegos que son lindísimos y seguros y actividades programadas especialmente durante el día. El trato y disposición de las chicas a cargo del Kids Club fue excelente en todo momento. Funciona de 10:00hs a 19:00 horas, y por la tarde tienen pautada una merienda sin cargo adicional exclusiva para los chicos (asique tenela en cuenta al momento de organizar las actividades familiares durante tu estadía).

Hay muchas actividades y talleres para los niños desde las 10 am en el Kids Club. Ojo, sólo se pueden quedar sólos los niños mayores de 4 años cuando el adulto a cargo firma un formulario de autorización. Los más pequeños son bienvenidos pero siempre con un adulto a cargo. En el Kids Club los esperan distintos juegos y actividades, clases de cocina, talleres, arte y hasta inflables. También tienen salidas grupales a la huerta o a un espacio de juegos al aire libre.

Otras actividades que se pueden hacer en familia dentro del hotel son por ejemplo andar en bici (tienen sillitas para que lleves a los más chicos), salidas en kayak, el bowling del subsuelo es buenísmo junto con las mesas de ping pong y metegol.

Lo que más disfrutamos nosotros además del espacio para chicos es la pileta climatizada y semi cubierta (podés pasar nadando desde el interior hasta el exterior) y ver el atardecer desde la jacuzzi de agua caliente. La temperatura es buena y no había mucha gente en la pileta. Los niños que la usaban eran respetuosos y grandes y chicos disfrutamos tranquilos.

Al lado de las pileta encontrás un gimnasio con aparatos de última generación (que no llegamos a utilizar, pero podríamos haberlo hecho perfectamente, cuidando a los chicos por turnos con mi marido, si hubiésemos elegido hacerlo).

Asique en el Sofitel La Reserva Cardales, vas a encontrar variedad de opciones que aseguran una diversión sana y segura para toda la familia.

 

¿Cómo es la comida dentro del hotel?

Para nosotros salir a comer es un planazo. Poder elegir platos que no cocinamos en casa es un pequeño lujo que deleita todos nuestros sentidos. El restaurant dentro del hotel se llama “La Butaca” con opciones gourmet de primera, abierto todo el día y opción de “room service”, se come muy bien dentro del hotel. A pesar que mi marido y yo optamos por platos elaborados, también ofrecen opciones perfectas para chicos, como por ejemplo milanesitas y pasta, y además hay una mesa especial de postres digna de un gran cumpleaños infantil (mi hijo estaba extasiado).

 

Capítulo aparte merece el desayuno. Para mí no hay como los desayunos de un buen hotel. Creo que desperté a todos a las 7 am sólo para disfrutarlo. También se sirve en “La Butaca” con opción de tomarlo en la parte interna cubierta o en su terraza. Tenés disponibles diarios del día para leer en el desayuno que es buffet. Con una amplia variedad de opciones gastronómicas y bebidas. Muy bueno, abundante y completo, con gran variedad de opciones “self service”para todos los gustos.

 

El restaurant “La Butaca” tiene una vista absolutamente increíble, con la cual te olvidás que estás en Buenos Aires. Como en todo el hotel, el trato del personal en el restaurante es muy bueno.

Si no estás buscando alojarte por la noche en el hotel, igualmente existen otras opciones para disfrutar de la experiencia del Sofitel La Reserva Cardales

Acordate que siempre podés buscar alternativas más economicas si realmente querés disfrutar “del gustito” de las grandes experiencias. Por ejemplo podés ir a tomar un café o almorzar en el restaurant La Butaca, ya sea con una amiga o con tu pareja y relajarte con la increíble vista, mientras los chicos mayores de 4 años disfrutan del Kids Club sin costo adicional. Nosotros hicimos una visita durante en el verano por el cumple de mi marido y sin quedarnos a dormir, salimos igualmente maravillados. Podés buscar el post anterior donde te conté esa experiencia.

También el hotel ofrece opciones distintas con actividades especiales para distintas fechas. Por ejemplo, éste fin de semana del 19 y 20 de agosto, en Argentina se celebra el Día del Niño y en el Sofitel La Reserva Cardales homenajea a los chicos con un fin de semana muy especial. Si querés saber más, te cuento: propone entretenimientos, creatividad y alta gastronomía en sus espectaculares salones con vista a la laguna.
La propuesta culinaria fue diseñada para todo el grupo familiar: contempla desde conos de papas fritas y mini hamburguesas para los más pequeños hasta exquisitos platos de autor elaborados por el Chef Ejecutivo y Maître Artisan Pâtissier, Diego Irato, de la mano de la Bodega Nieto Senetiner (Malbec y Chardonnay).

El brunch presentará una gran variedad de entradas con nobles productos de la huerta del hotel, creativos platos a la hora de elegir el plato principal, y una variada selección de postres artesanales. En esta oportunidad, para que sea un festejo único e inolvidable para los pequeños, habrá una estación con pochoclera, helados con variados toppings, algodón de
azúcar, entre otras delicias infantiles.
Asimismo, después del almuerzo, los niños podrán disfrutar del domingo con variedad de sorpresas para que tengan un festejo de película.

 

Por último, vamos con lo que me preguntan mis amigas: “¿me lo recomendás?”

Claro que sí, volveríamos. Pasamos un fin de semana estupendo en un lugar divino que lo tiene todo. Es verdad que los precios son elevados para hospedarse ya que se trata de un hotel de lujo, pero teniendo en cuenta los beneficios y lo bien que la pasamos, siempre que éste “mimo” esté entre tus posibilidades, cuando tenés poco tiempo vale la pena tenerlo en cuenta para una escapada súper especial en familia .

 

 

Dónde queda

Ruta Panamericana Nº 9, Km 61. (2804) – Campana. Buenos Aires, Argentina.

GPS: Lat. Sur: 34°16’24.8″ | Long. Oeste: 58°53’55.1″

 

Si tenés dudas y más consultas respecto a los precios, habitaciones y demás actividades relacionadas, no dejes de ingresar a la web http://www.sofitellareserva.com donde podrás completar un formulario y encontrar todos los datos del contacto.

 

Nos alojamos dos días y una noche en el mes de julio de 2017. Agradecemos al hotel Sofitel La Reserva Cardales por el cálido trato y por la invitación para conocer la experiencia desde el Blog.

Deja un comentario